Entrevista a Vicente Moreno: «Pasé de jugar con mis compañeros a entrenarlos al año siguiente.»

Vicente Moreno detalla su experiencia al asumir el reto de entrenar al Mallorca en Segunda B, el desafío de ganarse a la afición tras el descenso y las claves para conseguir dos ascensos consecutivos.

  • ¿Qué te motivó a convertirte en entrenador tras tu retiro como jugador?

Pues yo creo que al final hay una parte siempre que la tienes dentro.

Que a veces tardas más en verla y otras veces tardas menos. En mi caso siempre tuve inquietudes cuando era jugador de fútbol, inquietudes por el entrenamiento, por el mundo del entrenador.

Siempre fui cercano a los entrenadores o en la mayoría de los casos, a los entrenadores que tuve. Porque empatizaba mucho con ellos.

Yo casualmente me saqué todas las licencias de entrenador, incluso de director deportivo cuando todavía era jugador de fútbol profesional. De hecho, cuando terminé la titulación de entrenador como entrenador nacional, estaba jugando en ese momento en primera división. De alguna manera esa inquietud me acercó mucho al mundo del entrenador. Me empujó a retirarme incluso antes de lo que pensaba, porque tenía un año más de contrato como jugador. Pero me empujó al momento determinado a pasar a entrenar. Prácticamente pase de jugar con mis compañeros a entrenarlos al año siguiente.

  • ¿Cómo describirías tu filosofía y estilo de entrenamiento?

Yo creo que en el mundo del fútbol, a mí personalmente en cuanto a modelo de juego. A mí me gusta manejar todos los registros. Yo creo que actualmente en el fútbol moderno necesitas manejar todos los registros.

Depende mucho de a qué equipo llegue. De qué características tengan los jugadores a los que voy a entrenar. Te vas decantando más hacia un lado o hacia otro. Pero evidentemente si tú puedes elegirlo por el sitio donde estás. Y porque los jugadores que vas a tener también los eliges tú. Yo siempre digo que al final el fútbol se define en las áreas, tanto en la tuya propia como en la contraria. A mí me gusta que lo que pasa de una área a la otra sea lo más armónico posible, que sea lo que trabajas durante la semana. A ser posible me gusta jugar mucho más en el campo contrario. En el campo de los rivales que en el mío propio. Prefiero que mi equipo genere más ocasiones que las que te generan, que sea más dominador. Básicamente un poco esto. 

Osasuna: Vicente Moreno, nuevo entrenador de Osasuna | Marca
Vicente Moreno en el banquillo. Vía: Marca
  • ¿Cuál ha sido tu partido más memorable como entrenador y por qué?

Quedarse con uno es complicado, porque yo creo que en tu carrera deportiva siempre hay partidos que en mayor o menor medida en ese momento eran los más importantes. Yo recuerdo los cuatro años que estuve en Tarragona por ejemplo. O me voy incluso antes, me iría al día de mi debut como entrenador profesional en Jerez. Esos partidos importantes que jugamos para ascender con el Nástic de Tarragona, tanto a segunda división como a primera. Ese partido que ascendimos con el Mallorca a segunda división A. Y especialmente ese partido en el que ascendimos a primera con el Mallorca, aquel partido contra el Deportivo de la Coruña, donde veníamos en la final de play-off, después de una derrota en el partido de ida por 2-0 en Coruña. Fuimos capaces de remontar en un partido memorable con un 3-0 y subir a primera división. Pero es que me iría también a Barcelona en el Español cuando conseguimos el ascenso a primera división. Partidos en primera que le ganamos al Real Madrid por ejemplo, con el Español. Otros partidos que ganamos. Yo creo que al final siempre hay muchísimos partidos importantes y no me podría quedar con uno. 

 

  • ¿Momento más positivo y más negativo? 

El problema es que tu vas creciendo como entrenador a nivel de experiencia, y quedarte con las cosas una vez estás en Primera División sería muy ventajista, entonces yo creo que en ese proceso hay muy buenos momentos y otros que no lo han sido tanto, incluido cuando has conseguido objetivos, no el hecho de conseguir los objetivos ha hecho que todo sea bonito y fácil, y el no haberlos conseguido alguna vez, que han sido pocas, te hace no sacar situaciones positivas. Creo que todo forma parte de esa evolución y creo que no sería justo hablar de mejores o peores momentos. Pero bueno, recuerdo en Tarragona vivir momentos de éxtasis total y vivir exactamente lo mismo en Mallorca y en Español, pero también en esos momentos hay momentos de dificultad de estrés, de sufrir pero bueno, eso forma parte del fútbol, de la profesión y de la evolución que tienes como entrenador y como persona. 

Vicente Moreno: «Soy admirador de la Real Sociedad y de Imanol» | El Diario Vasco
Vicente Moreno en el banquillo. Vía: El Diario Vasco

Preguntas sobre su etapa en el Mallorca:

  • ¿Cómo surgió la oportunidad de entrenar al Mallorca? Y qué fue lo que pensaste cuando te ofrecieron entrenar al Mallorca en Segunda B?

Sí, pues mira lo recuerdo perfectamente, me llamaron en ese final de temporada que tenía opción de poder seguir entrenando en segunda división. De hecho me surgió alguna oferta para poder seguir entrenando en segunda división. Que es donde había estado entrenando en ese momento en el Nástic de Tarragona.

Pero recuerdo que me llamó mi representante con la opción de que el Mallorca tenía un interés, que quería tener una reunión conmigo. Recuerdo ir a Barcelona, reunirme con Maheta Molango y con Javi Recio, que no los conocía a nivel personal. En esa reunión la verdad que tuve muy buenas sensaciones al hablar con ellos. Si a eso le juntas… Porque cuando hablamos del Mallorca hablamos de un club que evidentemente es de Primera División, que evidentemente tiene que estar en Primera División. Pero que en ese momento estaba en Segunda División B y era un momento muy difícil en la historia del Mallorca. 

Era muy motivante y gratificante ayudar un poco a un club como el Mallorca a salir de ese momento, de ese bache de dificultad y de volver al fútbol profesional. Yo tenía la sensación de que el Mallorca también me acercaba de alguna manera a la Primera División a pesar de estar en ese momento en Segunda División B. Y luego un detalle muy importante para mí también fue, que a lo mejor soy un poco melancólico en esto, pero mirabas un poco la talla de los entrenadores que han estado en el Mallorca. Y poder unir también mi nombre a esa lista de entrenadores que han pasado por el Mallorca pues a mí también de alguna manera era algo que me entusiasmaba. Fueron todos los detalles que hicieron. Aunque era un momento difícil, aunque tenía opciones de entrenar en más categoría, pero fue muy fácil decidirse por el Mallorca.

 

  • ¿Cuál fue tu primer objetivo al llegar al Mallorca y cómo lo implementaste?

El primer objetivo era muy claro, era salir un poco de ese estado de depresión que estaba todo el mundo. Hablamos de un equipo de Primera División, en mayúsculas. Que tiene que estar en Primera División, que tiene una afición de Primera División. Pero en ese momento estaba todo el mundo, tanto dentro del club como fuera del club, en una situación de depresión.

Fue muy difícil para todos aceptar que el equipo estaba en Segunda División B. El primer objetivo era levantar el ánimo, ilusionar a la gente. Teníamos muy claro que eso en el inicio no era fácil, de hecho, no fue nada fácil. Pero a medida que íbamos entrando en la temporada, nosotros y lo que nosotros ofreciéramos a la gente en cuanto a juego y en cuanto a resultados, iba a tener mucho que ver. Y así fue.

Yo recuerdo en ese primer partido de Liga que jugamos en casa, Recuerdo que estaba toda la preferencia del estadio muy cerrada. Y a medida que iban pasando las jornadas, teníamos esa motivación de que fueran abriendo de forma paulatina las pastillas de la preferencia hasta que a final de temporada, en ese play-off de ascenso, el campo tuviera muy buena entrada.

Vicente Moreno: “Daremos guerra y hay que insistir” - Primera División - FutbolBalear.es
Vicente Moreno en Son Bibiloni. Vía: Futbol Balear
  • ¿Fue complicado ganarse a la afición tras un descenso a la tercera categoría del fútbol español?

Bueno, yo creo que el aficionado del Mallorca venía de una época difícil. Me parece que de forma consecutiva llevaban cuatro o cinco años en Segunda División después del descenso de Primera a Segunda. Venían de un descenso automático ese mismo año a Segunda División B. Y no es fácil. Cuando hablamos de un club de Primera División, una afición de Primera División, que se encuentra de repente en una categoría que no le corresponde, no es nada fácil. 

Pero tengo que decir que desde el primer momento tuvimos esa conexión, esa sensación de que todos queríamos lo mismo. Que todos éramos necesarios, tanto jugadores como técnicos, trabajadores del club, la gente que dirigía el club, el aficionado… Tuve la sensación de que hubo ahí una unión que se fue labrando a medida que iba pasando la competición. Fue muy fuerte, la verdad.

 

  • ¿Qué cambios o mejoras implementaste en el equipo para lograr dos ascensos consecutivos?

Lo más importante, lo primero que tienes que tener es materia prima. Yo creo que sobre todo lo que se hizo es dotar… No digo yo, digo toda la gente que trabajaba allí. Los dirigentes, a nivel de recursos humanos, gente muy profesional en todas las áreas, gente de nivel y lo que es más importante, un nivel a nivel futbolístico en cuanto a jugadores elevado.

Esa fue la primera piedra. Yo recuerdo que prácticamente en Segunda B la plantilla, quitando de tres o cuatro jugadores, se cambió al completo. Esto no es nada fácil, pero tanto Maheta como Javi, como toda la gente que recuerdo que en ese momento estaba Vidal en la Secretaría Técnica, entre todos conseguimos hacer una muy buena plantilla en lo futbolístico y especialmente en lo personal.

Yo creo que sobre todo ahí fue la clave de que consiguiéramos esos éxitos que a medida que fuimos entrando en competición, incluso la temporada siguiente, la sensación era siempre de que se iba mejorando cada día más.

LaLiga | Vicente Moreno, primer candidato para el banquillo del Almería
Vicente Moreno en el banquillo de Son Moix. Vía: Última Hora
  • ¿Cómo se vive un derbi mallorquín en Son Moix? ¿Cómo viste a la afición? ¿Fue un partido complicado?

Pues sí, porque no era lo habitual. No es habitual encontrarse desde hace muchos años en una misma competición al Atlético Baleares y al Mallorca.

Yo creo que fue un poco extraño, para unos muy motivante, para otros no tanto, pero fue extraño y además recuerdo que fue un partido, especialmente ahí en Son Moix, un partido muy bonito que si no recuerdo mal, terminamos ganando 3-2 con gol de Álex López, y la gente disfrutó mucho aquel partido. De hecho creo que incluso ellos se adelantaron en el marcador y finalmente terminamos ganando el partido 3-2. Claro que era un derbi muy difícil, porque en ese momento también normalmente, en esos años, Atlético Baleares también peleaba por ascender a la segunda división.

RCD Mallorca-Atlético Baleares: el derbi ya tiene fecha y hora | Baleares
Alex López celebrando el gol de la victoria frente al Atlético Baleares. Vía: El Mundo
  • ¿Podrías contarnos un poco la experiencia en Segunda B con el Mallorca? ¿El mejor y peor momento? ¿Cómo se vivió dentro del vestuario?

Pues yo creo que el mejor momento fue todo en general, porque vivimos lo que es construir un equipo prácticamente desde cero, de estar codo a codo con el director general, con el director deportivo, con la secretaría de técnica, con trabajadores del club que además sabían que la supervivencia de Mallorca pasaba por volver muy rápido a la Segunda División. Yo creo que cada día era un momento de responsabilidad, porque como te digo, sabíamos el objetivo claro que teníamos y la necesidad de conseguirlo, pero era un disfrute también el día a día. Trabajar en un club como Mallorca en ese momento e ir creciendo de la mano fue prácticamente fantástico todo ese trayecto.

 

  •  ¿Qué crees que fue lo más importante para conseguir el ascenso a Segunda División?

Pues yo creo que la responsabilidad que tuvimos todos, cuando digo todos es todos, desde dentro del club, aficionados, la propia prensa también, estuvo empujando siempre, de hecho actualmente sigo guardando muy buena relación con la prensa de Mallorca, que sigue al Mallorca en el día a día. Yo creo que todos queríamos lo mismo y eso fue muy importante. Eso no es fácil de conseguir, pero como te he dicho antes, la sensación fue que todos tuvimos muy claro la necesidad de conseguir el objetivo del ascenso y todos, cada uno desde su área, empujamos.

Y si tengo que decir un detalle muy importante, yo creo que a la hora de la confección de la plantilla es que no solo nos fijamos, y esto recuerdo tanto Maheta como Javi, pues hacían mucho hincapié también, que aparte del tema profesional, teníamos que acertar en el componente personal. Y yo creo que esa fue una de las claves, que tanto los jugadores que se quedaron, que fueron tres o cuatro, más todos los jugadores que se fueron incorporando, el nivel humano, y ahí está la prueba de que años después esa base de jugadores llegó incluso a estar en primera división y ser muy importantes para Mallorca. El nivel humano fue de mucho nivel.

Mallorca - Mirandés en el play off de ascenso | Baleares
Celebración del partido Mallorca – Mirandés. Vía: El Mundo
  • Tras el ascenso a Segunda, cuál era el objetivo que te marcó el club? ¿Veías al principio de la temporada al equipo con posibilidades de ascender? ¿Cómo se vivió dentro del vestuario a medida que avanzaba la temporada? 

Pues yo creo que nosotros, evidentemente siempre tienes que poner un objetivo, marcar un objetivo desde dentro. El objetivo ese primer año después del ascenso era consolidarse otra vez en Segunda División, pero de alguna manera nosotros nos mirábamos todos a los ojos y primero estábamos en un club como el Mallorca, que tenía que estar en primera división, y esa ilusión por poder conseguir ese ascenso, yo creo que de alguna forma lo teníamos todos. No fue algo que marcáramos de inicio como objetivo a cumplir, pero sí fue ese objetivo secundario que todos tenemos en mente, tanto dentro del club como fuera del club.

Y yo creo que esa exigencia y esa responsabilidad otra vez de poder conseguir ese objetivo es lo que nos ayudó a poder conseguirlo.

 

  • ¿Cómo llevabas la presión de intentar mantener al equipo en la máxima categoría tras el ascenso?

Bueno, al final el entrenador en cualquier equipo genera unas dosis de responsabilidad muy altas, porque tienes mucha gente detrás, que vive de forma directa, que son profesionales y viven de esos resultados. Tienes una afición detrás, tienes un club que tiene una historia detrás, y al final eso genera mucha responsabilidad.

Pero yo creo que es algo que estamos acostumbrados a convivir con esa responsabilidad. Y yo siempre digo que el problema de la responsabilidad depende de cómo se la tome uno. Si a uno la responsabilidad le paraliza, entonces tiene un problema.

Pero yo en mi caso esa responsabilidad, esa presión siempre lo que ha hecho es empujarme, empujarme a intentar sacar lo mejor de ti, a dar a esa gente que espera mucho del equipo lo máximo posible. A veces lo consigues, otras veces no, pero uno se lo deja todo. Y bueno, yo eso lo llevaba bastante bien.

Mallorca: Del infierno de Segunda B al cielo de Primera en 365 días: las claves del milagro del Mallorca | Marca.com
Valjent celebrando junto a Manolo Reina. Vía: Marca
  • ¿Qué jugadores crees que destacaron más bajo tu mandato en el Mallorca y por qué?

Pues mira, evidentemente hay una serie de jugadores que no voy a nombrar y conocéis todos, que han sido muy importantes en la consecución de esos ascensos. Primero porque consiguieron goles o partidos muy buenos en esos partidos determinantes. Pero si de algo hicimos gala aquellas temporadas fue que eran tan importantes esos jugadores que estuvieron en segunda B, que estuvieron en segunda A, que estuvieron en Primera, con lo cual no los nombro, pero todos saben a qué jugadores me refiero, evidentemente.

Fueron muy importantes, pero también fueron muy importantes, y así lo veíamos todos, los propios jugadores también, los que jugaron menos. Habían jugadores ahí que tenían un rol de menos minutos, de jugar menos, pero que empujaban a los otros para que tuvieran que dar lo mejor de ellos, para que no se pudieran relajar, que querían también conseguir el objetivo y que tenían un mismo interés. Para mí, aquellas temporadas, dentro de que está claro que seguramente si preguntamos a los aficionados qué jugadores se quedarían, más o menos habrían 5, 6, 7, 8 jugadores que saldrían de memoria, pero yo creo que todos los jugadores que tuvieron que ver en aquellos ascensos todos tuvieron su cuota de responsabilidad de esos ascensos y de protagonismo también.

 

  • ¿Qué partido o momento destacarías como el más significativo durante tu tiempo en el Mallorca?

Hombre, evidentemente al final hubo un partido ahí. Como te decía antes, no puedes llegar a un partido sin alguno importante anterior, el primer partido de Liga en Segunda B, el partido de ascenso en Segunda División B contra el Mirandés, algunos partidos determinantes en Segunda B, partidos muy determinantes en Segunda División que ganamos para podernos meter en play-off. Pero especialmente, evidentemente, yo creo que a todos nos viene ese día 23 de junio, el día de San Juan, que jugamos contra el Deportivo de La Coruña en casa y que estábamos convencidos de que íbamos a conseguir ese ascenso.

Sabíamos la dificultad cuando jugábamos contra un club histórico, con muy buenos jugadores, que igual que nosotros merecía estar en Primera División, pero sólo podía conseguirlo uno y nosotros teníamos claro que esa oportunidad no la íbamos a perder. Entonces te quedarías con ese partido, pero evidentemente luego también hubo partidos en Primera División, recuerdo por ejemplo aquel partido que le ganamos al Madrid en casa, partidos en casa donde le metimos 5 al Celta o 4 al Villarreal o 4 al Valencia, pero hicimos muchos partidos muy buenos donde la gente disfrutó muchísimo. 

El gol de Abdón, el gol del mallorquinismo - Libertad Digital
Celebración de Abdón con la afición tras el ascenso a Primera. Vía: Libertad Digital
  • ¿Cuál crees que fue el factor clave para el éxito del Mallorca durante tu mandato?

Pues hombre, yo creo que la piña que hicimos entre todos, y cuando, repito otra vez, igual estoy siendo un empalagoso en eso, pero cuando hablo de todos es todos. Yo la sensación, recuerdo que tanto la gente dentro del club, dirigentes, como empleados, como cuerpo técnico, como jugadores, especialmente con la afición, había una relación prácticamente como si fuéramos una familia. Recuerdo partidos desde la Segunda División B, después de terminar cada partido, los jugadores se acercaban a la grada casi a saludar uno a uno a los aficionados.

Yo creo que fuimos construyendo desde la humildad de estar muy abajo, fuimos construyendo algo entre todos que todos nos sentíamos parte. Y seguramente esa piña, esa familia que se creó sin ninguna duda.

 

Preguntas sobre su etapa en el Espanyol:

  • ¿Qué te atrajo de la oportunidad de entrenar al Espanyol?

Llegó en un momento, la posibilidad de entrenar al español, recuerdo que fue el año de la pandemia, donde tuvimos mucho desgaste y de alguna manera decidimos que era el momento de salir de Mallorca. A partir de ahí apareció la posibilidad de entrenar al español, lo mismo que hablaba antes del Mallorca, un club histórico, con mucha historia detrás, con una afición también tremenda, no lo digo yo, eso lo dice la historia tanto de Mallorca como del club, perdón, del español. Y al final, este tipo de equipos, más allá de que esté en primera o en segunda división, son los que uno quiere entrenar y poder meter en currículum.

Se dio esa situación y para allá fuimos con toda ilusión, un poco para lo mismo, para intentar ayudar a devolver a un club como el español a donde tiene que estar, que es en primera división. Estamos hablando de dos clubes con mucha historia, tanto Mallorca como español, que son equipos de primera división, que tienen que estar en primera división y que tienen aficiones realmente de primera división.

 

  • ¿Cómo evaluarías tu tiempo en el Espanyol, tanto en términos de logros como de desafíos?

Pues yo creo que di por muy buena la experiencia de estar también allí, estamos hablando que estuve dos temporadas, donde nos pusimos como objetivo la primera del ascenso, estuvimos como campeones, además recuerdo que todavía faltando cuatro o cinco partidos para terminar la liga, ya estábamos en primera división.

Esto en su momento parece fácil, pero después la experiencia en años posteriores se da a uno cuenta de lo difícil que es aquello que conseguimos. Y posteriormente, pues bueno, hicimos una muy buena temporada en primera división, donde prácticamente durante toda la temporada estoy aún más cerca de las posiciones europeas que de la parte baja de la clasificación. Y recuerdo que prácticamente estábamos salvados, faltando ocho o nueve jornadas, estábamos ya salvados de forma virtual.

Y es verdad que quizá desvirtuó un poco la temporada, el hecho de que en ese final de temporada había muchas situaciones difíciles en el club, mucha incertidumbre, y es verdad que los resultados en las últimas jornadas no fueron buenas, y seguramente el hecho de haber ganado un partido simplemente nos hubiera hecho ganar tres o cuatro posiciones en clasificación, sin ninguna duda. Recuerdo que quedamos en la última jornada empatados tres equipos, con lo cual prácticamente un punto, dos puntos, tres puntos de diferencia pasaba uno de estar el décimo a estar el trece o el catorce. Entonces quizá la pena fue esa.

Tuve la sensación siempre durante el año y la ilusión de poder llegar a competir por estar en Europa. Pero la temporada fue buena y ahora mismo con el tiempo pues mira, recientemente estuve en el partido del ascenso del español y te das cuenta la gente, el aprecio que te tiene. Es el mismo que tengo yo y desde luego doy por muy gratificante el paso por el español.

Vicente Moreno: "La exigencia en el Espanyol es muy grande"
Vicente Moreno en la ciudad deportiva Dani Jarque. Vía: El 1900
  • ¿Cómo llevabas las expectativas y la presión de un club como el Espanyol?

Yo creo que al final es lo que queremos todos. Es sinónimo de que estás en clubes que aspiran a objetivos muy altos. Es verdad que a veces hay que vivir en la realidad actual y a veces la propia historia de, no hablo del español o del Mallorca, no hablo en general de los clubs.

A veces la realidad del momento actual no se corresponde con la realidad de su historia. Hay momentos que estás en momentos más bajos y hay que aceptarlo, no dejando de tener esa exigencia de pelear por conseguir los máximos logros. Al final el paso por estos dos clubes para mí fue muy fructífero de mucha exigencia porque tanto Mallorca como español son clubes que aspiran a la parte alta de la clasificación y yo creo que eso al final es bueno para el profesional sentir que la gente no se conforma con cualquier cosa que puedas conseguir a nivel de resultados.

 

  • ¿Qué aprendiste de tu experiencia en el Espanyol que hayas aplicado en tu carrera posterior?

No sé decirte exactamente, porque al final de todas las experiencias vamos aprendiendo, vamos mejorando y vamos aplicando. Yo creo que todos tenemos una evolución y no sabria decirte pero estamos en evolución continua, en cuanto a modelo de juego, modelo de entrenamiento. Bueno el aprendizaje uno lo saca siempre. Al final todas estas experiencias que he tenido, tanto en Tarragona, evidentemente en Jerez también, pero hablo de cuando hemos conseguido éxitos de ascenso, tanto Tarragona, como Mallorca como Espanyol, de algo que uno también se siente orgulloso es de que al final en diferentes contextos hemos encontrado el rendimiento para conseguir los objetivos. A veces hemos tenido como objetivo la permanencia y hemos sido capaces de meternos en play-off y luchar por el ascenso, incluso ascender y otras veces hemos tenido la exigencia de estar primeros hasta conseguir ser campeón y eso es algo bonito que te mejora como entrenador, que en diferentes tipos de exigencias eres capaz de conseguir los objetivos.

Vicente Moreno: “Quizá nuestro trabajo no se valoró del todo”
Vicente Moreno en el banquillo. Vía: Pericos Marca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *