La luna de miel de los Timberwolves

El equipo de Minnesota se sitúa primero en la conferencia oeste, convirtiéndose en uno de los principales candidatos al anillo

Son buenos tiempos para los aficionados de los Wolves. El equipo pasa por uno de sus mejores momentos de los últimos 10 años, siendo actualmente el equipo a batir en el oeste. Tras su última victoria frente a unos Indiana Pacers sin Haliburton, acumulan un récord de 8-2 en los últimos diez partidos. Las figuras destacadas del partido fueron Karl-Anthony Towns con 40 puntos y 12 rebotes, y Anthony Edwards con 37 puntos y 7 triples

Towns contra los Indiana Pacers. Fuente NBA.Com

Un largo proceso

El equipo entrenado por Chris Finch no está acostumbrado a grandes ilusiones. Siendo un equipo muy joven creado en 1989, su mejor participación en playoffs fueron las finales de conferencia alcanzadas en 2004. Liderados por un Garnett MVP , perdieron en seis partidos contra los Lakers de Shaq y Kobe. Tras esa temporada permanecieron trece temporadas sin llegar a playoffs, cortada por una esporádica aparición en 2018 donde perdieron en primera ronda frente a los Rockets de James Harden.

Un dúo esperanzador

A pesar de conseguir dos números unos del draft seguidos, los Wolves siguieron fracasando y decidieron dar las riendas del equipo a Karl Anthony Towns, deshaciéndose en 2018 de Jimmy Butler y en 2019 del canadiense Andrew Wiggins. Una decisión bastante polémica en su momento, viendo el éxito de ambos jugadores en diferentes equipos. El experimento no salió bien, quedándose fuera de playoffs dos años consecutivos, hasta que en 2020 adquirieron con el puesto número uno del draft a Anthony Edwards, que en su primera temporada promedió 19.3 puntos y dejando muy buenas sensaciones.

Edwards y Towns. Fuente Grand Forks Herald

Nuevos objetivos

Edwards ya ha logrado ser All-Star de la NBA, y se posiciona como una de las futuras caras de la liga, gracias a su talento y a su carisma. Actualmente promedia 24.2/5.3/5.1, que unido al 22.4/9.5/3 que promedia Towns han llevado a los lobos a lo más alto, con un récord de 19-5 y habiendo perdido solo un partido en casa.

Obviamente el buen momento del equipo no es solo por estos dos jugadores. Mike Conley, Naz Reid, Jaden McDaniels y especialmente Rudy Gobert también han contribuido al éxito coral. El francés promedia 12.7 puntos, 12 rebotes y 2.4 tapones por partido, siendo uno de los máximos favoritos para el defensor del año y una figura importantísima para entender el buen momento de los Wolves.

Esta gran temporada de Gobert se traduce en los 105.8 puntos que conceden por partido, lo que les sitúa como la segunda mejor defensa de la NBA y una de las principales razones de su gran nivel.

Edwards y Gobert celebrando. Fuente Sporting News

El techo de este equipo

Pese a esto, es complicado ver a Minnesota como ganador de la NBA. Su inexperiencia en playoffs y los duros rivales que se pueden encontrar en los playoffs hacen que parezca complicado la consecución del tan ansiado anillo. Sin embargo, el equipo esta respondiendo muy bien y se ha colado entre los máximos favoritos, algo que poca gente se esperaba al principio de temporada.

De momento, tendrán que hacer frente a una difícil gira de partidos, frente a Miami, 76ers, Lakers, Kings y Thunder, que puede servir para reforzar su candidatura al anillo.

 

 

 

Un comentario sobre «La luna de miel de los Timberwolves»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *